Educación FinancieraHábitat para la Humanidad América Latina y el Caribe ha implementado exitosamente por más de 3 años un programa de educación financiera en 15 países de la región. El programa ha crecido y se ha expandido año con año, capacitando y orientando a más de 7,000 familias de escasos recursos en temas de educación financiera.

Esta educación financiera consiste de herramientas y recursos básicos educativos que ayudan a las familias de bajos ingresos tomar un mejor control del uso de su dinero. Hábitat cree que capacitando a familias de escasos recursos en temas relacionados a sus finanzas personales, ayuda a que en esta época de crisis financiera en que estamos, se mantengan sus hogares y además puedan tener nuevas opciones de invertir mejor su dinero.

Existe convicción en Hábitat y en las familias que solicitan sus servicios en programas de vivienda y financieros, sobre la utilidad del uso y de los resultados de la educación financiera para una mejor administración de sus ingresos. El programa les ayuda a priorizar sus gastos, a crear su presupuesto familiar, a tener una buena gestión de crédito, a desarrollar planes de ahorros para una solución habitacional e incluso a administrar financieramente las remesas que las familias reciben de sus familiares en el exterior.

Así mismo les permite diferenciar entre lo que es una inversión y un gasto, ha establecer medidas y cambios en la búsqueda de invertir su dinero e ingresos en formas practicas como la mejora y construcción de su casa o bien a invertir en programas de ahorro para otro tipo de inversiones futuras.

“El proyecto tiene un efecto de “cascada” es decir de multiplicación de manera exponencial”, dice Mario Moran, Gerente del programa Educación Financiera (EF).

En otras palabras, el efecto va más allá que mejorar la situación financiera de cada participante. La educación financiera contribuye en la creación de conciencia en las personas para que inviertan en sus viviendas y sus familias, para que así se hayan familias que inviertan en sus comunidades, y comunidades que inviertan en la sociedad y la economía del país.

“En la mayoría de la región, nadie enseña cómo hacer un presupuesto familiar”, dice Mario. “La educación financiera pocas veces lleva labor en campo dentro de la educación formal.” Estos participantes regresen a sus comunidades, e impartan las lecciones con sus familiares, vecinos y otros conocidos.

Después de la capacitación, cada participante recibe un folleto, donde se puede revisar la mayor parte de los conceptos y procesos que relacionan a la educación financiera con su vivencia diaria. Estos folletos son de un diseño atractivo y fácil de usar, para que las familias también los compartan con otras personas interesadas en su comunidad.

En la mayoría de los países las capacitaciones consisten de una sesión básica de trabajo de cinco a ocho horas, o en dos a tres sesiones de 2,5 horas promedio por sesión, dependiendo de la disponibilidad de tiempo de las familias, lo cual varía de un país a otro.

Mediante la metodología de “educación de adultos” que es una metodología de aprender juntos y aprender escuchándonos unos a otros, se ve con las familias, de una forma participativa, parte o la totalidad de los temas contemplados en un “Manual para Familias de Alfabetización Financiera”, el cual se divide básicamente en tres módulos:

  • Modulo 1: Comprende que es Hábitat y las características del crédito de Hábitat.
  • Modulo 2: Toca los temas del manejo de los gastos, diferenciación entre gastos necesarios e innecesarios, elaboración del presupuesto familiar  y el tema del ahorro.
  • Modulo 3: Capacitación que habla sobre los derechos y responsabilidades del prestatario de Hábitat.

Como parte del taller a las familias se les entrega un cuaderno de ejercicios de sus finanzas personales y familiares para que pongan en práctica los conocimientos aprendidos.

Para facilitar estas capacitaciones, el proyecto utiliza un sistema llamada “Capacitación a Capacitadores”. A través de un taller, voluntarios pueden convertirse en facilitadores de los talleres a las familias. Los talleres tienen una duración promedio de tres días y durante esa misma semana y al finalizar este taller, se programa un primer taller piloto con algunas familias, para que las personas recién capacitadas pongan en práctica los conocimientos aprendidos.

Lea más sobre los voluntarios de Citi que están capacitando a familias en países como Colombia y Costa Rica. 

El proyecto tiene socios estratégicos a nivel regional y global como: Citi, Microfinance Opportunities, Freedom from Hunger, y Hábitat para la Humanidad.

Vea: CNN en Español: En Efectivo
Mario Morán de Hábitat para la Humanidad, un especialista en educación financiera, participó en vivo en el programa “En Efectivo” de CNN en español y bajo la conducción de Gabriela Frías.

  Share on Facebook

About these ads