You are currently browsing the tag archive for the ‘comunidad’ tag.

El Foro, una publicación trimestral de Hábitat para la Humanidad, indaga sobre la problemática relacionada con vivienda y pobreza, describe el trabajo que Hábitat hace alrededor del mundo y ofrece un análisis a fondo de programas innovadores que abordan la necesidad de una vivienda adecuada.

Esta edición de la revista explora como Hábitat para la Humanidad y sus aliados han abordado cada fase del ciclo de gestión del riesgo de desastres, destacando los proyectos de reducción de riesgos previos a los desastres.

Adicionalmente, esta edición de El Foro desafía a las entidades de Hábitat a examinar su propia planificación para desastres.

Bajar el Volumen 19, Número 1 (5MB .pdf):
Reducción de Riesgo y Respuesta a Desastres

Leer ediciones de el Foro de años anteriores
English
Español

Subscríbete a la edición electrónica
English
Español

“Estoy usando mi voz” (English below)

Frantzyse Erisma, de 28 años, es la coordinadora general de la Asociación de Solidaridad de Mujeres, un grupo que ha sido instrumental para el trabajo de Hábitat para la Humanidad en la comunidad de Santo. Erisma y sus hijas, de 6 y 7 años, son una de las familias que se mudarán de tiendas de emergencia a viviendas permanentes después del Proyecto Carter.

“Esta vivienda es muy importante para nuestra familia”, dijo Erisma. “Cuando uno ya tiene casa, solo le pueden suceder cosas buenas. Esto es muy importante”.

La casa que Erisma alquilaba se destruyó con el terremoto de enero de 2011. Ella y sus dos hijas vivieron temporalmente en una carpa de emergencia, luego se pasaron a vivir a una casa de una habitación en Léogâne mientras esperan la construcción de su nueva vivienda en Santo.

“Soy una mujer fuerte, y estoy aquí para ayudar a Hábitat y a la comunidad”, dijo. “Estoy usando mi voz”.

Frantzyse Erisma
Leogáne, Haití

“I am using my voice”

Frantzyse Erisma, 28, is the general coordinator of the Association of Women’s Solidarity, a group that has been instrumental in Habitat’s for Humanity’s work in Santo. Erisma and her daughters, ages 6 and 7, also are among the families who will be moving from tents into permanent homes after the Carter Work Project.

“This house is very important for our family,” Erisma said. “As soon as you have a house, good things can happen for you. This is very important.”

Erisma’s rented house was destroyed in the 2010 earthquake. She and her daughters lived in a tent for a while, but since have moved into a one-room house in Léogâne while they wait for their house to be built in Santo.

“I’m a strong woman, and I’m here to support Habitat and the community,” she said. “I’m using my voice.

Frantzyse Erisma
Leogáne, Haiti

Read this post in English

Por: Arq. Mario Andrés Ojeda Casanova.
Candidato a Maestro en Hábitat. Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá.

HÁBITAT SOCIAL, LA BUSQUEDA DE UNA INTERVENCION INTEGRAL.

“…José Arcadio Buendía, que era el hombre más emprendedor que se vería jamás en la aldea, había dispuesto de tal modo la posición de las casas, que desde todas podía llegarse al río y abastecerse de agua con igual esfuerzo, y trazó las calles con tal buen sentido que ninguna casa recibía más sol que otra a la hora de hacer calor…”.

-Gabriel García Márquez
Cien años de soledad.1

Se podría definir hábitat como las características físicas, naturales, espaciales, sociales, culturales y económicas, reunidas en torno al contexto vivencial de una comunidad.2

El interés particular en la presentación a ustedes esta breve síntesis de un trabajo conceptual más extenso es, identificar el proceso de conformación de la llamada “informalidad”3 en relación a la configuración socio-espacial presente en conformación de ciudad en el contexto como el nuestro, enfocado a la construcción del Hábitat.

Dentro del entendimiento de las dinámicas del crecimiento de la ciudad, con todas las diferencias que enmarca la diversidad de entornos, tradiciones y costumbres de cada territorio que se reflejan en la producción y generación de espacios habitacionales y la manera como estos son vividos por su ocupantes, específicamente en una ciudad intermedia con proyección de crecimiento poblacional, la cual tiene como característica preponderante, el ser influenciado por las diversas relaciones con la región y contextos alternos de particularidades diferentes a su desarrollo propio.

Los asentamientos populares autogenerados, van tejiendo su territorio como un hilván cada vez más complejo, en que grandes sectores de nuestra población hacen parte, construyendo un reflejo de la imagen de la ciudad que, en gran medida es el común denominador del escenario urbano colombiano y latinoamericano. Esta expresión física, se ve claramente manifiesta en la situación económica, social, política, en la concepción de imaginarios y en la cultura como marco de expresiones intangibles que se ven expresadas en la construcción social del hábitat de estos individuos y la forma de habitar en esta colectividad.

Distante de considerarse caótica o improvisada, esta forma de construir la ciudad posee su propia lógica, coherente con las necesidades y las posibilidades de los pobladores, los cuales conforman en el espacio maneras de interacción social particulares, alternativos a las vividas bajo el esquema de la formalidad, configurando así la conexión con la sociedad “normalizada” y dando pie a lo que Manuel Castell identifica como “la forma del espacio es el resultado de las relaciones sociales”.

El habitar, es el arte de expresión de un grupo (como comunidad) en su proceso de construcción del territorio, desde la pragmática autodidacta de sus gentes; es el estado del arte de la evolución de su nicho habitacional forjado por la experiencia, la prueba y el error, en el intento de crear su cobijo individual, familiar y tejer enlaces en la sociedad.

La construcción del hábitat, su apropiación y la forma de vivirlo, como un sistema social
comunitario

Hábitat: soporte físico /
Habitar: relación y procesos

El hombre, en la construcción de su territorio, mezcla y superpone tiempos y espacios, realiza reproducciones de elementos e imágenes que proyectan su visión del futuro con las bases de su pasado y donde la construcción de su hábitat es un ejercicio social, identificando la existencia de una memoria y de su expresión en un marco social en el espacio de cultura e identidad.

Hábitat implica vivir en un lugar, habitar es afirmar la presencia de la vida en el territorio.4

En el desarrollo de las urbes y en especial la producción del hábitat, se caracterizan las prácticas paralelas a la solución planteada por el orden de la lógica estatal gubernamental y legal utilizado por el modelo preponderante en la concepción ideal de un conjunto urbano. Existe dentro del margen del espacio en las periferias de la y en su propio interior, otra ciudad alterna la cual se construye y modifica día a día, producida al margen de las políticas públicas y de los productos inmobiliarios y asistencia promovidos por la iniciativa privada.

Esta alteridad enmarcada por la ciudad formal, se realiza con grandes esfuerzos tanto físicos, económicos, humanos y sociales, donde las familias y la comunidad de este entorno característico, han producido una gran variedad de asentamientos, generando unas soluciones habitacionales propias, que ayudan de esta manera a suplir el déficit de vivienda y sobre todo, está acorde a su condición económica caracterizada por sus bajos ingresos.

Esta, casi anónima, oculta para muchos, se ha constituido la ciudad informal, espontanea y dinámica la cual debido a estas características, presenta signos relacionados a la condición de emergencia, condición de la cual sobresale la especialidad de ser inconclusa en su conformación y por la cual desarrolla la particularidad de ser procesivo, así logra poco a poco la expansión de la vivienda, del barrio y en consecuencia el desarrollo comunitario del conjunto.

Así, la falta de comprensión y entendimiento sobre la complejidad de los procesos sociales envuelven la construcción de espacios enmarcados en esta condición en la búsqueda de una producción del hábitat social. El fenómeno y la magnitud de los asentamientos humanos precarios evidencian, sin lugar a dudas, el esfuerzo de la población que ante la necesidad de un lugar para vivir y la imposibilidad de adquirir en el mercado viviendas adecuadas a su capacidad en relación a proporción por tamaño y a su capacidad adquisitiva, las han ido construyendo, paso a paso, en diversas modalidades, combinaciones y métodos.

Los fenómenos que suceden en los asentamientos informales tiene expresiones y manifestaciones concretas en términos económicos, que es necesario conocer, dimensionar y contextualizar para, “formular algunas hipótesis orientadas a establecer correctivos y estímulos a través de políticas públicas y fuerzas de la economía de mercado que conduzcan a superar limitaciones de la producción social en cuanto a calidad, productividad y sostenibilidad urbana”.5

En otras palabras lo que se denomina “producción social del hábitat”, tiene que ser delimitado, cuantificado y analizado en términos económicos para comprender su magnitud, sus flujos y para poder dilucidar democráticamente las mejores opciones de política pública e instrumentos de fomento y apoyo, que potencien y mejoren la capacidad y calidad de la producción social en una perspectiva simbiótica y corresponsable de sociedad y estado, ciudad y ciudadanía.6

Esta idea normativa, como concepto de cuantificación sobre la calidad de vida, se queda corto al relacionar el manejo de la informalidad y la espacialidad de esta en relación al fenómeno social en las que aquí se desarrollan, solo con el aspecto económico, financiero y fiscal, cuando el valor agregado de estos asentamientos es la riqueza social y cultural que en la base de esta descansa, la cooperación, la relación interpersonal y la construcción social, aspectos y características presentes fundamentalmente hasta el proceso de consolidación. La seguridad y la convivencia están incluidas dentro de esas virtudes en las primeras etapas de ese crecimiento, factores que lastimosamente se van perdiendo a medida que se logra una madurez del conjunto por tantos motivos, pero sobre el cual sobresale el mismo abandono del estamento público, el distanciamiento de la articulación urbana, la localización del asentamiento y la necesidad de unos pocos del control, a como de lugar del territorio.

El objetivo final debe ser el de brindar elementos que permitan hacer otra lectura al fenómeno, desde una perspectiva crítica pero concreta en efectividad que parte de reconocer el esfuerzo y los aportes tangibles e intangibles de los pobladores, como un recurso vital capaz de ser orientado y aprovechado con mayor eficiencia para beneficio de los asentamientos populares y del conjunto de la sociedad.

Los diversos imaginarios, costumbres y hábitos, se entremezclan para crear la heterogeneidad compartida por la gente que construye su diario vivir. La ciudad informal, responde a nada más que el porcentaje necesario para el desarrollo de las personas que lo habitan, esta, es la producción habitacional que más se aproxima a ser equitativa en la proporción física de la construcción, que si bien se dice, carece de espacios abiertos verdes y de congregación presentes en el urbanismo formal, estos viven e interactúan apropiándose de la calle y los intersticios como parte de el espacio vivencial de su casa, integrándose al barrio como sistema integral de habitabilidad.

Por esto, los desarrollos autogenerados, han estado más cerca a las demandas y requerimientos habitacionales de los grupos quienes los producen, ya que ellos mismos han hecho a su medida, según sus capacidades y necesidades, en el cual dentro de su proceso de consolidación, estos asentamientos, presentan mejores condiciones de habitabilidad, sustentabilidad y debido a su paulatino proceso de construcción, genera cohesiones sociales características, diferentes a las presentadas en la ciudad formal y crean pertenencia con el territorio, la relación con el lugar (topofilia).

Así pues, la mirada que se le debe dar al hábitat como tal, entendiéndolo como un sistema complejo, en el cual confluyen diversos factores que afectan, condicionan y dan el lineamiento para el funcionamiento optimo del mismo, donde hábitat no solo se debe entender como problema-solución de vivienda (del cual es una parte muy importante y prima sobre otros factores), pero en el cual se deben aplicar programas que refuercen ese sistema básico de generación y provisión de cobijo, los cuales sean el medio de inclusión a la ciudad (como hecho físico y a la sociedad como complemento socio-cultural).

En relación a esto, la noción de hábitat debe ser integral y aplicada no solo al tratamiento único de la vivienda (en todos los ámbitos en los cuales esta se desarrolla, siendo informal, formal, emergencia, reubicación…etc.). Hábitat es la conjunción de sistemas habitacionales, educativos y espacio público con razón social en el marco del desarrollo sistémico incluido el compromiso económico entre las partes (oportunidades de empleo y seguridad social), para el crecimiento integral de los sujetos urbanos. Por eso, el solo tratamiento de la vivienda como solución final, no es suficiente, menos aún, en el contexto de ciudades intermedias con limitados recursos y expectativas de crecimiento y oportunidad para la gran población en estado de informalidad.

Por esto, los planes, programas y proyectos deben ser integrales donde las prácticas de generación de vivienda y de reubicación destinadas a este grupo poblacional tienen que ser incluyentes, con seguimiento constante desde la pedagogía y el desarrollo cultural, exaltando las capacidades y el valor social de los hombres y mujeres que día a día construyen la ciudad alterna, en la que los proyectos espaciales y urbanos compongan ese vinculo tanto físico espacial como social, donde el urbanismo, genere urbanidad y sea la plataforma de integración con estos satélites habitacionales, la periferia y la marginalidad, en la real búsqueda del HÁBITAT SOCIAL.

Cuáles son las intervenciones que se deben hacer y cuál es el mejor método, no se discutirá en esta breve reflexión introductoria a la temática del “problema” del hábitat, las propuestas así como es la expresión de la vida en la informalidad, deben venir del aporte colectivo no solo de los técnicos y profesionales, sino de la dirigencia gubernamental y de los mismos moradores quienes modelan y son los supervivientes del día a día en nuestras ciudades, donde el respeto por la riqueza social y el orden expresado en los ámbitos urbanos informales no se desconozcan, tratando de convertirlos en el puente para la equidad y el entendimiento en la base de la diversidad de opciones oficiales como populares para solventar el mismo problema al déficit habitacional cualitativo.

*articulo basado en el trabajo de investigación denominado HABITARTE, Estudio de la Apropiación de la Vivienda y su Contexto en los Procesos de Formación, Expansión y Consolidación Barrial en Asentamientos Autoproducidos en Ladera. Manizales 1990 _ 2005.

1 GARCIA MARQUEZ, Gabriel. Cien Años de Soledad. Editorial Oveja Negra. 1984.

2 Seminario de Investigación, Línea de Profundización en Arquitectura y Hábitat, Universidad Nacional de Colombia, Sede Manizales. Documento Trabajo de Grado Posadas Nativas, Hábitat Transitorio de Ocio. Luís Eduardo Cerón Portilla. Mario Andrés Ojeda Casanova. 2005.

3 Informalidad esta referida a todas las actividades en desarrollo en forma paralela y/o alterna a las tradicionalmente
establecidas. Generalmente, estas están relacionadas al los aspecto económico en mayor medida, incluyendo para el caso el empleo, la educación y la vivienda.

4 Saldarriaga Roa, Alberto. Habitar como fundamento de la disciplina de la arquitectura. Revista al Hábitat. Universidad Nacional de Colombia. Febrero 2006. Pág. 4_5.

5 http://www.fedevivienda.org.co/psh/

6 ibíd.

BIBLIOGRAFIA

· BOLLNOW, Otto Friedrich. HOMBRE Y ESPACIO. Editorial Labor, S.A. 1969.

· CERÓN PORTILLA, Luís Eduardo. OJEDA CASANOVA, Mario Andrés. Seminario de Investigación, Línea de Profundización en Arquitectura y Hábitat, Universidad Nacional de Colombia, Sede Manizales. Documento Trabajo de Grado Posadas Nativas, Hábitat Transitorio de Ocio. 2005.

· CLIFFORT, Geetva. LA INTERPRETACION DE LAS CULTURAS. Descripción densa: hacia una teoría interpretativa de la Cultura.

· DUHAU, Emilio. HÁBITAT POPULAR Y POLÍTICA URBANA. Universidad Autónoma Metropolitana. México 1998.

· HEIDEGGER. CONSTRUIR, MORAR, PENSAR. Ciencia y Técnica. Editorial Universidad Santiago de Chile. Santiago, 1993.

· PEYLOUBET, Paula. HABITAT POPULAR, MATERIALIZACION DE UN PAISAJE SOCIAL DIVERSO. CULTURA DE PLURALIDAD. Revista al Hábitat. Universidad Nacional de Colombia. Febrero 2006.

· ROMERO, Gustavo. LA PARTICIPACION EN EL DISEÑO URBANO Y ARQUITECTÓNICO EN LA PRODUCCIÓN SOCIAL DEL HÁBITAT. Red XIV “Tecnologías sociales y producción social del hábitat”: subprograma para viviendas de interés social HABYTED del programa iberoamericano de ciencia y tecnología para el desarrollo. CYTED México, 2004.

· SALDARRIAGA ROA, Alberto. Habitar como fundamento de la disciplina de la arquitectura. Revista al Hábitat. Universidad Nacional de Colombia. Febrero 2006.

· SANTOS, Milton. LA NATURALEZA DEL ESPACIO. Técnica y Tiempo, Razón y Emoción. Editorial Ariel S.A. Barcelona, 2000.

· TAPIA, Ricardo. Vivienda progresiva y procesos de participación. Conferencia proclamación II concurso de vivienda social CONVIVE II. Revista ESCALA, SOCIEDAD COLOMBIANA DE ARQUITECTOS. Bogotá, 2007.

· UN-HÁBITAT. HÁBITAT Y DESARROLLO HUMANO. Cuadernos PNUD. Investigaciones sobre desarrollo humano. CENAC, UN-HÁBITAT, PNUD Colombia.

· YORY, Carlos Mario. TOPOFILIA O LA DIMENSION POETICA DEL HABITAR. Editorial Pontificia Universidad Javeriana. Segunda edicion marzo 2007.

· www.fedevivienda.org.co

English

De octubre a diciembre, este anuncio de Servicio Público de Hábitat para la Humanidad en América Latina y el Caribe, “Haz de tu mundo un hogar”, está saliendo en los canales SONY, FOX Lationamérica, CANAL SUR y CNN en Español. Si lo has visto… ¡deja tu comentario aquí!

“No voy a esperar a que otro cambie el problema
de la vivienda inadecuada en el mundo.
Yo tengo el poder de cambiarlo hoy.

Sin importar si soy un estudiante,
una empresaria, un presidente, una voluntaria,
nunca seré víctima de la apatía.

Exigiré una vivienda adecuada para todos.
Seré un miembro activo en mi comunidad
y la construiré con mis propias manos.

Defenderé, dignificaré…
y me aliaré para hacer urgente
el tema de la vivienda adecuada.

Yo haré del mundo un hogar”

English

Para el año 2030, otros 3 millones de personas, alrededor del 40 por ciento de la población mundial, necesitarán acceso a la vivienda. Esto se traduce en una demanda de 96.150 nuevas unidades asequibles cada día y 4.000 cada hora.

Uno de cada tres habitantes de la ciudad – cerca de mil millones de personas – vive en un barrio marginal. Los indicadores de un asentamiento precario incluyen: la falta de agua, la falta de saneamiento, el hacinamiento, las estructuras no duraderas y la tenencia insegura.

Debido a las condiciones de pobreza, las mujeres que viven en barrios marginales tienen más probabilidades de contraer el VIH / SIDA que sus contrapartes rurales y los niños en barrios marginales, tienen más probabilidades de morir a causa de enfermedades transmitidas por el agua y enfermedades respiratorias.

La formación de la vivienda genera gastos no relacionados con la vivienda que ayudan a la economía.

Invertir en vivienda amplía la base tributaria local. Cada año se requieren 35,1 millones de nuevas viviendas para albergar el crecimiento de la población urbana, del presente al 2030. Esto no incluye la sustitución de las poblaciones de viviendas deterioradas y deficientes.

En el 2007, la población urbana del mundo superó por primera vez a las zonas rurales.

Casi 180.000 personas se suman cada día a la población urbana.

El 95 por ciento del crecimiento de la población mundial en las próximas décadas se producirá en las zonas urbanas de los países en desarrollo.

La gente que sufren de pobreza están urbanizando más rápido que la población en su totalidad, reflejando un ritmo de reducción de la pobreza urbana inferior al promedio.

Las viviendas inadecuadas, el agua insalubre y la falta de saneamiento en ciudades densamente pobladas son las responsables de 10 millones de muertes al año en todo el mundo.

Latinoamérica es la región más urbanizada del mundo, con un 75 por ciento de sus habitantes viviendo en ciudades. De acuerdo con las Naciones Unidas el 27 por ciento de estos residentes urbanos, más de 117 millones de personas, viven en condiciones inadecuadas, sin servicios básicos necesarios y en condiciones de vulnerabilidad.

La sensibilización y la defensa de la causa son los primeros pasos hacia la transformación de los sistemas que perpetúan la plaga mundial de la vivienda inadecuada. El Día Mundial del Hábitat sirve como un importante recordatorio de que todo el mundo debe unirse para garantizar que todos tengan un lugar seguro y decente llamado hogar. Este octubre, por favor levanta la voz y promueve la causa de una vivienda adecuada para todos.

KeniaNairobi, Kenia
Con un estimado población With an estimated population of more than one million people, Kibera is the largest slum in all of Africa.
© Habitat for Humanity/Steffan Hacker

VietnamMy Tho, Vietnam
Viviendas hacinadas en la orilla del Río Mekong.
© Hábitat para la Humanidad /Ezra Millstein

ArmeniaArmavir, Armenia
Ellada Manasyan y sus tres hijos viven en este edificio desmoronado y abandonado de la era soviético.
© Hábitat para la Humanidad /Ezra Millstein

El SalvadorSan Salvador, El Salvador
Un niño juege frente a la casa de su familia en el asentamiento informal Las Victorias, en la orilla de San Salvador.
© Hábitat para la Humanidad /Ezra Millstein

BrasilGoiania, Brasil
Favela dos Trilhos.
© Hábitat para la Humanidad /Ezra Millstein

Fuente de las estadisticas: ONU-Habitat, Kissick et al 2006

¿Tienes un blog?  Por qué no escribes sobre el Día Mundial del Hábitat y el derecho a una vivienda adecuada para todos?

English

Hola otra vez desde El Mynia, Egipto!  El segundo día de construcción ha concluido. La brigada ha tenido distintos momentos y escenarios desde que iniciamos el trabajo constructivo. Hemos sido asignados a varios sitios y divididos en grupos pequeños ya que la comunidad cuenta con calles de tierra muy angostas dificultando el acceso de personas y materiales además de las herramientas necesarias.

Constantemente somos rotados de sitio donde brindar nuestra mano de obra voluntaria ya que en esta comunidad Hábitat para la Humanidad Egipto está sirviendo múltiples familias. La mayoría son familias que vivían en una situación de hacinamiento debido a que dentro de una misma vivienda compartían los abuelos, hijos con sus esposas/os y además los hijos de estos últimos. Además, según la costumbre los animales utilizados para labores diarias o de cría para alimentación también son mantenidos dentro de la vivienda ocasionando un ambiente poco saludable para todos los miembros de la familia pero especialmente para los niños.

En la comunidad hemos conocido a los representantes de la organización con la que HPH Egipto tiene una alianza llamada, “Un mañana brillante”. Sus representantes comunitarios son quienes organizan el proceso de selección de familias que usualmente aplican por un microcrédito para vivienda el cual es utilizado en reparación, renovación o ampliación, la cual en su mayoría consiste en construir un segundo piso para darle privacidad a los distintos núcleos familiares pero manteniéndose en la misma propiedad.

Hemos sido sorprendidos por la cantidad de personas de todas las edades que son atraídos por este grupo de extranjeros que vienen desde tan lejos a construir con familias en esta comunidad. Los más curiosos y persistentes son los más chicos, los cuales a pesar de las llamadas de atención de los adultos, se las ingenian para permanecer cerca y rodeándonos. Con sus caritas inocentes se nos acercan con las pocas palabras en ingles que conocen para comunicarse con nosotros, siempre preguntan nuestro nombre y nos dicen el suyo. Por supuesto que después de 10 o 15 nombres ya no recuerdo el primero. :)

Las fotografías son cosa de cada cinco minutos tanto de nosotros para la comunidad y sus actividades diarias tanto como de la construcción que nos reúne pero también de ellos hacia nosotros, lo cual nos indica que desean igualmente dejarse un recuerdo de nuestro paso por sus vidas.

Al cerrar el segundo día de construcción tomamos nuestras herramientas y nos dispusimos a partir pensando de una vez en los planes para el siguiente día. Sin embargo, una vocecita en mi mente me estaba diciendo, “estas moviendo tus manos diciendo hasta luego a toda esta gente tan acogedora y acabas de darte cuenta que ya nunca más los verás, pues mañana estaremos apoyando a otra comunidad lejos de esta”. Mis ojos se llenan de agua pero pienso que es mejor no provocar una escena triste dentro del grupo pues los demás no se han dado cuenta de lo que acaba de pasar. Mañana estaremos en otra comunidad con tanta o más necesidad que esta que dejamos hoy y las personas voluntarias movilizadas por Hábitat para la Humanidad llegaran aun a más hogares y tocaran más vidas.

Nos veremos pronto… más fotos siguen, espero que las disfruten!

 

Limes

 

Family

 

Más arena!

 

Para leer más sobre el viaje de Mitssy a Egipto, visita la categoría Voces.

English

Hola! Mi nombre es Mitssy Rovira y vivo en un pequeñísimo país llamado Costa Rica, localizado en Centro América.  Soy madre de dos bellos niños, un varón que tiene 10 años y una niña de 7 años y medio.  Trabajo como Coordinadora de Voluntariado Regional en la Oficina de América Latina y el Caribe de Hábitat para la Humanidad Internacional. De esta forma ha sido como he llegado a conocer de los millones de personas que carecen de un lugar adecuado donde recostar su cabeza para dormir tranquilamente cada noche. Así que tome una decisión personal de involucrarme aun más y liderar al menos un grupo de personas voluntarias a un país distinto cada año.

Estoy realmente emocionada por la oportunidad de compartir esta experiencia transformadora con otras personas y llevar esperanza junto con una mano amiga a las familias en Egipto que necesitan una vivienda adecuada y que sepan cómo pueden mantenerse involucrados con la misión de Hábitat para la Humanidad convirtiéndose en defensores de la causa en todo el mundo.

Egipto se encuentra en el noreste de África, limitando con el Mar Mediterráneo al norte, Israel y el mar Rojo al este, Sudan al sur y Libia al oeste.  Es una tierra de extremos, un país de contrastes entre pobres y ricos, personas con educación formal y analfabetas, hombres y mujeres, desierto árido y valles fértiles.

Además del programa convencional de casas nuevas, Hábitat Egipto ofrece crédito sin fines de lucro para reemplazar techos inadecuados por otros de madera.  Este cambio puede crear un hogar seguro, proteger a las familias de los elementos naturales y también permitirles la oportunidad de construir un segundo piso en el futuro.

La mayoría de los grupos de Aldea Global trabajan en zonas rurales de Egipto con familias de bajos recursos para ayudarlos a construir o mejorar su casa. Normalmente los miembros del grupo ayudan a preparar arena, mezclar cemento, pegar bloques, pintar, repellar o poner techos.  Las soluciones habitacionales en Egipto se construyen utilizando materiales disponibles en la localidad que cumplen ciertos requisitos específicos. Las casas tienen pisos de cemento o cerámica, paredes de piedra caliza o repelladas y techos de Madera muy seguros.

Llegando…
El 25 de setiembre salgo para tomar el vuelo que sale a las 8am desde Costa Rica haciendo escalas en Atlanta, Nueva York y por último El Cairo, lo cual me toma día y medio.  El 26 de setiembre a las 5pm estoy registrándome en el Hotel Barón dando así comienzo a esta aventura.

A las 11 de la mañana del 27 de setiembre, 11 voluntarios convocados por Habitat para la Humanidad se reunieron en un hotel de la ciudad capitalina de El Cairo para tomar un autobús hacia el poblado de Mynia. El paisaje es indescriptible con palabras pero la ciudad está llena de edificios que asemejan el color de la arena del desierto que la rodea. 

Una vez que salimos de la ciudad tomamos una carretera larga y plana mientras en el autobús nuestra coordinadora del programa de Hábitat Egipto nos da una resena de Habitat en general para luego explicarnos cual es la manera en que nosotros como personas voluntarias apoyamos la misión.  Las preguntas de los voluntarios con experiencia previa se dirigen hacia el concepto de ayuda mutua, a lo que se explica que no necesariamente funciona de la misma manera en todos los países y que posiblemente tendremos personas de la comunidad ayudando aunque no se hagan los registros acostumbrados en los Estados Unidos.

La mayoría estamos todavía afectados por el cambio de horario, ya que hemos viajados como minimo 10 horas cada uno para llegar hasta Cairo entonces varios descansamos nuestros ojos para descansar antes de los arduos días de construcción que nos esperan.  Según nos han anunciado estaremos apoyando dos comunidades distintas y nos separaremos en tres grupos.  Esto me gusta particularmente porque tendremos la oportunidad de ver formas variadas de construcción en los acabados porque básicamente se utilizan los mismos materiales – piedra caliza.

Mientras nos adentramos hacia Minya estamos siendo escoltados por un guardia de seguridad enviado desde Cairo en nuestro autobús.  Además tenemos una patrulla con cuatro oficiales siguiéndonos de cerca desde que ingresamos a Beni Suef.

A nuestra llegada al Hotel Cleopatra en Minia nos registramos, llevamos nuestro equipaje a las habitaciones y llegamos al restaurante en el octavo piso para tomar nuestra cena y primera reunión como equipo.  Desde las ventanas el majestuoso rio Nilo enmarca nuestra conversación lejos de familiares, amigos y colegas, nos preparamos para nuestro primer día de trabajo mañana temprano.

Logré de enviar unas fotos a las colegas en Costa Rica…espero que las disfruten!

Sifting sandPreperamos la arena para el concreto.

FamilyUna de las familias con quienes estamos trabajando.

Working hardMás… y más arena.

FamilyLa otra familia con quienes estamos construyendo.

Caio y gracias por leer…nos veremos en un par de días!

English

MitssyAnticipándonos al Día Mundial de Hábitat, Mitssy Rovira y 10 personas voluntarias más de Hábitat estarán transmitiendo noticias desde Egipto, relatando la historia de un equipo dispuesto a trabajar hacia la meta de un techo adecuado para todos.

El 25 de septiembre del 2009, nuestra colega Mitssy Rovira—Coordinadora de Voluntariado Regional de Hábitat para la Humanidad América Latina y el Caribe—viajará a El  Minya, Egipto, junto con 10 personas voluntarias más de diversos ámbitos sociales, países y clases socioeconómicas. Durante el viaje, Mitssy y su equipo estarán compartiendo sus pensamientos, historias y percepciones sobre la vivienda, solidaridad y trabajo de equipo hacia una causa común.

Los voluntarios de Hábitat para la Humanidad son personas apasionadas por la causa de las viviendas social y están en total disposición para recolectar fondos, apoyar y participar de todas las maneras que puedan para crear consciencia. El programa Aldea Global conecta los programas de Hábitat, familias socias y personas voluntarias alrededor del mundo, movilizando equipos desde y para Latinoamérica, Asia, África, Europa, Gran Bretaña, Canadá y los Estados Unidos para compartir sus experiencias y unificar el entusiasmo al cambio.

Ya sea contribuyendo con medios propios o a través de la recolección de fondos, los participantes cubren sus viáticos para lograr financiar y construir casas sencillas, adecuadas y asequibles junto con familias de otro país.

Cada voluntario trae consigo sus propias experiencias, su personalidad y, algunas veces, un reto único. Durante el viaje, los miembros del equipo pueden afrontar situaciones que jamás habían experimentado. Están en un ambiente extraño, lejos de su familia y amigos. La flexibilidad y la pasión por la causa son de gran ayuda para que los voluntarios superen estas situaciones.

Es posible que no exista un día normal en un viaje de la Aldea Global, pero es seguro que siempre incluirá trabajo duro, risas y conversaciones que cambiarán tu vida. El trabajo en equipo, mano a mano con las familias, mientras se construyen los hogares, generalmente incluye ayuda de miembros de la comunidad.

Las familias socias de Hábitat son formadas por personas que luchan por convertirse en dueños de sus hogares pero les ha sido imposible lograrlo a través de los medios convencionales. Las familias son escogidas de acuerdo a su necesidad, voluntad de asociarse a Hábitat y la capacidad que tengan para hacer el pago del préstamo sin cargos por fines lucrativos.

Para más información sobre el programa Aldea Global, por favor visita nuestra página Web.

Tienes una propia historia de voluntariado? Cuéntanos!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 104 seguidores