You are currently browsing the tag archive for the ‘Hábitat’ tag.

El Foro, una publicación trimestral de Hábitat para la Humanidad, indaga sobre la problemática relacionada con vivienda y pobreza, describe el trabajo que Hábitat hace alrededor del mundo y ofrece un análisis a fondo de programas innovadores que abordan la necesidad de una vivienda adecuada.

Esta edición de la revista explora como Hábitat para la Humanidad y sus aliados han abordado cada fase del ciclo de gestión del riesgo de desastres, destacando los proyectos de reducción de riesgos previos a los desastres.

Adicionalmente, esta edición de El Foro desafía a las entidades de Hábitat a examinar su propia planificación para desastres.

Bajar el Volumen 19, Número 1 (5MB .pdf):
Reducción de Riesgo y Respuesta a Desastres

Leer ediciones de el Foro de años anteriores
English
Español

Subscríbete a la edición electrónica
English
Español

Read this post in English

Por: Arq. Mario Andrés Ojeda Casanova.
Candidato a Maestro en Hábitat. Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá.

HÁBITAT SOCIAL, LA BUSQUEDA DE UNA INTERVENCION INTEGRAL.

“…José Arcadio Buendía, que era el hombre más emprendedor que se vería jamás en la aldea, había dispuesto de tal modo la posición de las casas, que desde todas podía llegarse al río y abastecerse de agua con igual esfuerzo, y trazó las calles con tal buen sentido que ninguna casa recibía más sol que otra a la hora de hacer calor…”.

-Gabriel García Márquez
Cien años de soledad.1

Se podría definir hábitat como las características físicas, naturales, espaciales, sociales, culturales y económicas, reunidas en torno al contexto vivencial de una comunidad.2

El interés particular en la presentación a ustedes esta breve síntesis de un trabajo conceptual más extenso es, identificar el proceso de conformación de la llamada “informalidad”3 en relación a la configuración socio-espacial presente en conformación de ciudad en el contexto como el nuestro, enfocado a la construcción del Hábitat.

Dentro del entendimiento de las dinámicas del crecimiento de la ciudad, con todas las diferencias que enmarca la diversidad de entornos, tradiciones y costumbres de cada territorio que se reflejan en la producción y generación de espacios habitacionales y la manera como estos son vividos por su ocupantes, específicamente en una ciudad intermedia con proyección de crecimiento poblacional, la cual tiene como característica preponderante, el ser influenciado por las diversas relaciones con la región y contextos alternos de particularidades diferentes a su desarrollo propio.

Los asentamientos populares autogenerados, van tejiendo su territorio como un hilván cada vez más complejo, en que grandes sectores de nuestra población hacen parte, construyendo un reflejo de la imagen de la ciudad que, en gran medida es el común denominador del escenario urbano colombiano y latinoamericano. Esta expresión física, se ve claramente manifiesta en la situación económica, social, política, en la concepción de imaginarios y en la cultura como marco de expresiones intangibles que se ven expresadas en la construcción social del hábitat de estos individuos y la forma de habitar en esta colectividad.

Distante de considerarse caótica o improvisada, esta forma de construir la ciudad posee su propia lógica, coherente con las necesidades y las posibilidades de los pobladores, los cuales conforman en el espacio maneras de interacción social particulares, alternativos a las vividas bajo el esquema de la formalidad, configurando así la conexión con la sociedad “normalizada” y dando pie a lo que Manuel Castell identifica como “la forma del espacio es el resultado de las relaciones sociales”.

El habitar, es el arte de expresión de un grupo (como comunidad) en su proceso de construcción del territorio, desde la pragmática autodidacta de sus gentes; es el estado del arte de la evolución de su nicho habitacional forjado por la experiencia, la prueba y el error, en el intento de crear su cobijo individual, familiar y tejer enlaces en la sociedad.

La construcción del hábitat, su apropiación y la forma de vivirlo, como un sistema social
comunitario

Hábitat: soporte físico /
Habitar: relación y procesos

El hombre, en la construcción de su territorio, mezcla y superpone tiempos y espacios, realiza reproducciones de elementos e imágenes que proyectan su visión del futuro con las bases de su pasado y donde la construcción de su hábitat es un ejercicio social, identificando la existencia de una memoria y de su expresión en un marco social en el espacio de cultura e identidad.

Hábitat implica vivir en un lugar, habitar es afirmar la presencia de la vida en el territorio.4

En el desarrollo de las urbes y en especial la producción del hábitat, se caracterizan las prácticas paralelas a la solución planteada por el orden de la lógica estatal gubernamental y legal utilizado por el modelo preponderante en la concepción ideal de un conjunto urbano. Existe dentro del margen del espacio en las periferias de la y en su propio interior, otra ciudad alterna la cual se construye y modifica día a día, producida al margen de las políticas públicas y de los productos inmobiliarios y asistencia promovidos por la iniciativa privada.

Esta alteridad enmarcada por la ciudad formal, se realiza con grandes esfuerzos tanto físicos, económicos, humanos y sociales, donde las familias y la comunidad de este entorno característico, han producido una gran variedad de asentamientos, generando unas soluciones habitacionales propias, que ayudan de esta manera a suplir el déficit de vivienda y sobre todo, está acorde a su condición económica caracterizada por sus bajos ingresos.

Esta, casi anónima, oculta para muchos, se ha constituido la ciudad informal, espontanea y dinámica la cual debido a estas características, presenta signos relacionados a la condición de emergencia, condición de la cual sobresale la especialidad de ser inconclusa en su conformación y por la cual desarrolla la particularidad de ser procesivo, así logra poco a poco la expansión de la vivienda, del barrio y en consecuencia el desarrollo comunitario del conjunto.

Así, la falta de comprensión y entendimiento sobre la complejidad de los procesos sociales envuelven la construcción de espacios enmarcados en esta condición en la búsqueda de una producción del hábitat social. El fenómeno y la magnitud de los asentamientos humanos precarios evidencian, sin lugar a dudas, el esfuerzo de la población que ante la necesidad de un lugar para vivir y la imposibilidad de adquirir en el mercado viviendas adecuadas a su capacidad en relación a proporción por tamaño y a su capacidad adquisitiva, las han ido construyendo, paso a paso, en diversas modalidades, combinaciones y métodos.

Los fenómenos que suceden en los asentamientos informales tiene expresiones y manifestaciones concretas en términos económicos, que es necesario conocer, dimensionar y contextualizar para, “formular algunas hipótesis orientadas a establecer correctivos y estímulos a través de políticas públicas y fuerzas de la economía de mercado que conduzcan a superar limitaciones de la producción social en cuanto a calidad, productividad y sostenibilidad urbana”.5

En otras palabras lo que se denomina “producción social del hábitat”, tiene que ser delimitado, cuantificado y analizado en términos económicos para comprender su magnitud, sus flujos y para poder dilucidar democráticamente las mejores opciones de política pública e instrumentos de fomento y apoyo, que potencien y mejoren la capacidad y calidad de la producción social en una perspectiva simbiótica y corresponsable de sociedad y estado, ciudad y ciudadanía.6

Esta idea normativa, como concepto de cuantificación sobre la calidad de vida, se queda corto al relacionar el manejo de la informalidad y la espacialidad de esta en relación al fenómeno social en las que aquí se desarrollan, solo con el aspecto económico, financiero y fiscal, cuando el valor agregado de estos asentamientos es la riqueza social y cultural que en la base de esta descansa, la cooperación, la relación interpersonal y la construcción social, aspectos y características presentes fundamentalmente hasta el proceso de consolidación. La seguridad y la convivencia están incluidas dentro de esas virtudes en las primeras etapas de ese crecimiento, factores que lastimosamente se van perdiendo a medida que se logra una madurez del conjunto por tantos motivos, pero sobre el cual sobresale el mismo abandono del estamento público, el distanciamiento de la articulación urbana, la localización del asentamiento y la necesidad de unos pocos del control, a como de lugar del territorio.

El objetivo final debe ser el de brindar elementos que permitan hacer otra lectura al fenómeno, desde una perspectiva crítica pero concreta en efectividad que parte de reconocer el esfuerzo y los aportes tangibles e intangibles de los pobladores, como un recurso vital capaz de ser orientado y aprovechado con mayor eficiencia para beneficio de los asentamientos populares y del conjunto de la sociedad.

Los diversos imaginarios, costumbres y hábitos, se entremezclan para crear la heterogeneidad compartida por la gente que construye su diario vivir. La ciudad informal, responde a nada más que el porcentaje necesario para el desarrollo de las personas que lo habitan, esta, es la producción habitacional que más se aproxima a ser equitativa en la proporción física de la construcción, que si bien se dice, carece de espacios abiertos verdes y de congregación presentes en el urbanismo formal, estos viven e interactúan apropiándose de la calle y los intersticios como parte de el espacio vivencial de su casa, integrándose al barrio como sistema integral de habitabilidad.

Por esto, los desarrollos autogenerados, han estado más cerca a las demandas y requerimientos habitacionales de los grupos quienes los producen, ya que ellos mismos han hecho a su medida, según sus capacidades y necesidades, en el cual dentro de su proceso de consolidación, estos asentamientos, presentan mejores condiciones de habitabilidad, sustentabilidad y debido a su paulatino proceso de construcción, genera cohesiones sociales características, diferentes a las presentadas en la ciudad formal y crean pertenencia con el territorio, la relación con el lugar (topofilia).

Así pues, la mirada que se le debe dar al hábitat como tal, entendiéndolo como un sistema complejo, en el cual confluyen diversos factores que afectan, condicionan y dan el lineamiento para el funcionamiento optimo del mismo, donde hábitat no solo se debe entender como problema-solución de vivienda (del cual es una parte muy importante y prima sobre otros factores), pero en el cual se deben aplicar programas que refuercen ese sistema básico de generación y provisión de cobijo, los cuales sean el medio de inclusión a la ciudad (como hecho físico y a la sociedad como complemento socio-cultural).

En relación a esto, la noción de hábitat debe ser integral y aplicada no solo al tratamiento único de la vivienda (en todos los ámbitos en los cuales esta se desarrolla, siendo informal, formal, emergencia, reubicación…etc.). Hábitat es la conjunción de sistemas habitacionales, educativos y espacio público con razón social en el marco del desarrollo sistémico incluido el compromiso económico entre las partes (oportunidades de empleo y seguridad social), para el crecimiento integral de los sujetos urbanos. Por eso, el solo tratamiento de la vivienda como solución final, no es suficiente, menos aún, en el contexto de ciudades intermedias con limitados recursos y expectativas de crecimiento y oportunidad para la gran población en estado de informalidad.

Por esto, los planes, programas y proyectos deben ser integrales donde las prácticas de generación de vivienda y de reubicación destinadas a este grupo poblacional tienen que ser incluyentes, con seguimiento constante desde la pedagogía y el desarrollo cultural, exaltando las capacidades y el valor social de los hombres y mujeres que día a día construyen la ciudad alterna, en la que los proyectos espaciales y urbanos compongan ese vinculo tanto físico espacial como social, donde el urbanismo, genere urbanidad y sea la plataforma de integración con estos satélites habitacionales, la periferia y la marginalidad, en la real búsqueda del HÁBITAT SOCIAL.

Cuáles son las intervenciones que se deben hacer y cuál es el mejor método, no se discutirá en esta breve reflexión introductoria a la temática del “problema” del hábitat, las propuestas así como es la expresión de la vida en la informalidad, deben venir del aporte colectivo no solo de los técnicos y profesionales, sino de la dirigencia gubernamental y de los mismos moradores quienes modelan y son los supervivientes del día a día en nuestras ciudades, donde el respeto por la riqueza social y el orden expresado en los ámbitos urbanos informales no se desconozcan, tratando de convertirlos en el puente para la equidad y el entendimiento en la base de la diversidad de opciones oficiales como populares para solventar el mismo problema al déficit habitacional cualitativo.

*articulo basado en el trabajo de investigación denominado HABITARTE, Estudio de la Apropiación de la Vivienda y su Contexto en los Procesos de Formación, Expansión y Consolidación Barrial en Asentamientos Autoproducidos en Ladera. Manizales 1990 _ 2005.

1 GARCIA MARQUEZ, Gabriel. Cien Años de Soledad. Editorial Oveja Negra. 1984.

2 Seminario de Investigación, Línea de Profundización en Arquitectura y Hábitat, Universidad Nacional de Colombia, Sede Manizales. Documento Trabajo de Grado Posadas Nativas, Hábitat Transitorio de Ocio. Luís Eduardo Cerón Portilla. Mario Andrés Ojeda Casanova. 2005.

3 Informalidad esta referida a todas las actividades en desarrollo en forma paralela y/o alterna a las tradicionalmente
establecidas. Generalmente, estas están relacionadas al los aspecto económico en mayor medida, incluyendo para el caso el empleo, la educación y la vivienda.

4 Saldarriaga Roa, Alberto. Habitar como fundamento de la disciplina de la arquitectura. Revista al Hábitat. Universidad Nacional de Colombia. Febrero 2006. Pág. 4_5.

5 http://www.fedevivienda.org.co/psh/

6 ibíd.

BIBLIOGRAFIA

· BOLLNOW, Otto Friedrich. HOMBRE Y ESPACIO. Editorial Labor, S.A. 1969.

· CERÓN PORTILLA, Luís Eduardo. OJEDA CASANOVA, Mario Andrés. Seminario de Investigación, Línea de Profundización en Arquitectura y Hábitat, Universidad Nacional de Colombia, Sede Manizales. Documento Trabajo de Grado Posadas Nativas, Hábitat Transitorio de Ocio. 2005.

· CLIFFORT, Geetva. LA INTERPRETACION DE LAS CULTURAS. Descripción densa: hacia una teoría interpretativa de la Cultura.

· DUHAU, Emilio. HÁBITAT POPULAR Y POLÍTICA URBANA. Universidad Autónoma Metropolitana. México 1998.

· HEIDEGGER. CONSTRUIR, MORAR, PENSAR. Ciencia y Técnica. Editorial Universidad Santiago de Chile. Santiago, 1993.

· PEYLOUBET, Paula. HABITAT POPULAR, MATERIALIZACION DE UN PAISAJE SOCIAL DIVERSO. CULTURA DE PLURALIDAD. Revista al Hábitat. Universidad Nacional de Colombia. Febrero 2006.

· ROMERO, Gustavo. LA PARTICIPACION EN EL DISEÑO URBANO Y ARQUITECTÓNICO EN LA PRODUCCIÓN SOCIAL DEL HÁBITAT. Red XIV “Tecnologías sociales y producción social del hábitat”: subprograma para viviendas de interés social HABYTED del programa iberoamericano de ciencia y tecnología para el desarrollo. CYTED México, 2004.

· SALDARRIAGA ROA, Alberto. Habitar como fundamento de la disciplina de la arquitectura. Revista al Hábitat. Universidad Nacional de Colombia. Febrero 2006.

· SANTOS, Milton. LA NATURALEZA DEL ESPACIO. Técnica y Tiempo, Razón y Emoción. Editorial Ariel S.A. Barcelona, 2000.

· TAPIA, Ricardo. Vivienda progresiva y procesos de participación. Conferencia proclamación II concurso de vivienda social CONVIVE II. Revista ESCALA, SOCIEDAD COLOMBIANA DE ARQUITECTOS. Bogotá, 2007.

· UN-HÁBITAT. HÁBITAT Y DESARROLLO HUMANO. Cuadernos PNUD. Investigaciones sobre desarrollo humano. CENAC, UN-HÁBITAT, PNUD Colombia.

· YORY, Carlos Mario. TOPOFILIA O LA DIMENSION POETICA DEL HABITAR. Editorial Pontificia Universidad Javeriana. Segunda edicion marzo 2007.

· www.fedevivienda.org.co

English

Con motivo del Día Mundial del Hábitat 2009 celebrado por ONU-Habitat bajo el lema «Planificar nuestro porvenir urbano», la Alianza Internacional de Habitantes, red mundial por el derecho a la vivienda sin fronteras, ha difundido un comunicado muy crítico que lanza las Jornadas Mundiales Cero Desalojos en apoyo a las resistencias y alternativas para las ciudades solidarias, base concreta de un nuevo Pacto Social Urbano.

En el centro, la reivindicación de la suspensión mundial de los desalojos, la financiación de la vivienda y del hábitat en el marco de un «New Deal Verde» para, por lo menos, un millón de personas. Este acuerdo se basa sobre todo en la inversión de una parte importante de la ayuda al desarrollo y en la anulación de la deuda externa, transformada en Fondos Populares para el suelo y la vivienda.

Se trata del efecto concreto de los acuerdos tomados por todas las redes internacionales por el derecho a la vivienda y a la ciudad durante el Foro Social Mundial 2009, nueva etapa del proceso unitario de construcción de la Asamblea Mundial de Habitantes prevista para el 2011.

Leer el artículo completo en el sitio Web de IAI.

English

Hola otra vez desde El Mynia, Egipto!  El segundo día de construcción ha concluido. La brigada ha tenido distintos momentos y escenarios desde que iniciamos el trabajo constructivo. Hemos sido asignados a varios sitios y divididos en grupos pequeños ya que la comunidad cuenta con calles de tierra muy angostas dificultando el acceso de personas y materiales además de las herramientas necesarias.

Constantemente somos rotados de sitio donde brindar nuestra mano de obra voluntaria ya que en esta comunidad Hábitat para la Humanidad Egipto está sirviendo múltiples familias. La mayoría son familias que vivían en una situación de hacinamiento debido a que dentro de una misma vivienda compartían los abuelos, hijos con sus esposas/os y además los hijos de estos últimos. Además, según la costumbre los animales utilizados para labores diarias o de cría para alimentación también son mantenidos dentro de la vivienda ocasionando un ambiente poco saludable para todos los miembros de la familia pero especialmente para los niños.

En la comunidad hemos conocido a los representantes de la organización con la que HPH Egipto tiene una alianza llamada, “Un mañana brillante”. Sus representantes comunitarios son quienes organizan el proceso de selección de familias que usualmente aplican por un microcrédito para vivienda el cual es utilizado en reparación, renovación o ampliación, la cual en su mayoría consiste en construir un segundo piso para darle privacidad a los distintos núcleos familiares pero manteniéndose en la misma propiedad.

Hemos sido sorprendidos por la cantidad de personas de todas las edades que son atraídos por este grupo de extranjeros que vienen desde tan lejos a construir con familias en esta comunidad. Los más curiosos y persistentes son los más chicos, los cuales a pesar de las llamadas de atención de los adultos, se las ingenian para permanecer cerca y rodeándonos. Con sus caritas inocentes se nos acercan con las pocas palabras en ingles que conocen para comunicarse con nosotros, siempre preguntan nuestro nombre y nos dicen el suyo. Por supuesto que después de 10 o 15 nombres ya no recuerdo el primero. :)

Las fotografías son cosa de cada cinco minutos tanto de nosotros para la comunidad y sus actividades diarias tanto como de la construcción que nos reúne pero también de ellos hacia nosotros, lo cual nos indica que desean igualmente dejarse un recuerdo de nuestro paso por sus vidas.

Al cerrar el segundo día de construcción tomamos nuestras herramientas y nos dispusimos a partir pensando de una vez en los planes para el siguiente día. Sin embargo, una vocecita en mi mente me estaba diciendo, “estas moviendo tus manos diciendo hasta luego a toda esta gente tan acogedora y acabas de darte cuenta que ya nunca más los verás, pues mañana estaremos apoyando a otra comunidad lejos de esta”. Mis ojos se llenan de agua pero pienso que es mejor no provocar una escena triste dentro del grupo pues los demás no se han dado cuenta de lo que acaba de pasar. Mañana estaremos en otra comunidad con tanta o más necesidad que esta que dejamos hoy y las personas voluntarias movilizadas por Hábitat para la Humanidad llegaran aun a más hogares y tocaran más vidas.

Nos veremos pronto… más fotos siguen, espero que las disfruten!

 

Limes

 

Family

 

Más arena!

 

Para leer más sobre el viaje de Mitssy a Egipto, visita la categoría Voces.

English

Hola! Mi nombre es Mitssy Rovira y vivo en un pequeñísimo país llamado Costa Rica, localizado en Centro América.  Soy madre de dos bellos niños, un varón que tiene 10 años y una niña de 7 años y medio.  Trabajo como Coordinadora de Voluntariado Regional en la Oficina de América Latina y el Caribe de Hábitat para la Humanidad Internacional. De esta forma ha sido como he llegado a conocer de los millones de personas que carecen de un lugar adecuado donde recostar su cabeza para dormir tranquilamente cada noche. Así que tome una decisión personal de involucrarme aun más y liderar al menos un grupo de personas voluntarias a un país distinto cada año.

Estoy realmente emocionada por la oportunidad de compartir esta experiencia transformadora con otras personas y llevar esperanza junto con una mano amiga a las familias en Egipto que necesitan una vivienda adecuada y que sepan cómo pueden mantenerse involucrados con la misión de Hábitat para la Humanidad convirtiéndose en defensores de la causa en todo el mundo.

Egipto se encuentra en el noreste de África, limitando con el Mar Mediterráneo al norte, Israel y el mar Rojo al este, Sudan al sur y Libia al oeste.  Es una tierra de extremos, un país de contrastes entre pobres y ricos, personas con educación formal y analfabetas, hombres y mujeres, desierto árido y valles fértiles.

Además del programa convencional de casas nuevas, Hábitat Egipto ofrece crédito sin fines de lucro para reemplazar techos inadecuados por otros de madera.  Este cambio puede crear un hogar seguro, proteger a las familias de los elementos naturales y también permitirles la oportunidad de construir un segundo piso en el futuro.

La mayoría de los grupos de Aldea Global trabajan en zonas rurales de Egipto con familias de bajos recursos para ayudarlos a construir o mejorar su casa. Normalmente los miembros del grupo ayudan a preparar arena, mezclar cemento, pegar bloques, pintar, repellar o poner techos.  Las soluciones habitacionales en Egipto se construyen utilizando materiales disponibles en la localidad que cumplen ciertos requisitos específicos. Las casas tienen pisos de cemento o cerámica, paredes de piedra caliza o repelladas y techos de Madera muy seguros.

Llegando…
El 25 de setiembre salgo para tomar el vuelo que sale a las 8am desde Costa Rica haciendo escalas en Atlanta, Nueva York y por último El Cairo, lo cual me toma día y medio.  El 26 de setiembre a las 5pm estoy registrándome en el Hotel Barón dando así comienzo a esta aventura.

A las 11 de la mañana del 27 de setiembre, 11 voluntarios convocados por Habitat para la Humanidad se reunieron en un hotel de la ciudad capitalina de El Cairo para tomar un autobús hacia el poblado de Mynia. El paisaje es indescriptible con palabras pero la ciudad está llena de edificios que asemejan el color de la arena del desierto que la rodea. 

Una vez que salimos de la ciudad tomamos una carretera larga y plana mientras en el autobús nuestra coordinadora del programa de Hábitat Egipto nos da una resena de Habitat en general para luego explicarnos cual es la manera en que nosotros como personas voluntarias apoyamos la misión.  Las preguntas de los voluntarios con experiencia previa se dirigen hacia el concepto de ayuda mutua, a lo que se explica que no necesariamente funciona de la misma manera en todos los países y que posiblemente tendremos personas de la comunidad ayudando aunque no se hagan los registros acostumbrados en los Estados Unidos.

La mayoría estamos todavía afectados por el cambio de horario, ya que hemos viajados como minimo 10 horas cada uno para llegar hasta Cairo entonces varios descansamos nuestros ojos para descansar antes de los arduos días de construcción que nos esperan.  Según nos han anunciado estaremos apoyando dos comunidades distintas y nos separaremos en tres grupos.  Esto me gusta particularmente porque tendremos la oportunidad de ver formas variadas de construcción en los acabados porque básicamente se utilizan los mismos materiales – piedra caliza.

Mientras nos adentramos hacia Minya estamos siendo escoltados por un guardia de seguridad enviado desde Cairo en nuestro autobús.  Además tenemos una patrulla con cuatro oficiales siguiéndonos de cerca desde que ingresamos a Beni Suef.

A nuestra llegada al Hotel Cleopatra en Minia nos registramos, llevamos nuestro equipaje a las habitaciones y llegamos al restaurante en el octavo piso para tomar nuestra cena y primera reunión como equipo.  Desde las ventanas el majestuoso rio Nilo enmarca nuestra conversación lejos de familiares, amigos y colegas, nos preparamos para nuestro primer día de trabajo mañana temprano.

Logré de enviar unas fotos a las colegas en Costa Rica…espero que las disfruten!

Sifting sandPreperamos la arena para el concreto.

FamilyUna de las familias con quienes estamos trabajando.

Working hardMás… y más arena.

FamilyLa otra familia con quienes estamos construyendo.

Caio y gracias por leer…nos veremos en un par de días!

Español

My name is Mitssy Rovira, and I live in the very small country of Costa Rica, located in Central America. I’m a single mom of two beautiful children, a boy who is 10 and a girl who is 7.  I serve as the Regional Volunteer Coordinator for Habitat for Humanity Latin America and Caribbean area office. This is how I learned about the millions of people who don’t have an adequate place to lay their head to sleep peacefully every night. I made it my personal goal to get involved…and to lead at least one volunteer missions trip to a different country every year.

I am excited about the opportunity to share this life-changing experience with other people, to provide hope and a hand up to Egyptian families in need of decent housing and to learn more about how to stay involved in the Habitat mission and continue advocating for adequate housing around the world.

Egypt is in northeastern Africa, bordered by the Mediterranean Sea to the north, Israel and the Red Sea to the east, Sudan to the south and Libya to the west. It is a land of extremes-a country with stark contrasts between rich and poor, educated and illiterate, men and women, arid desert and fertile valleys.

Besides the traditional program for new homes, Habitat Egypt offers non-profit credit to replace inadequate roofs for others made of wood. This change can create a safe home, protect families from natural elements and also permits the opportunity to construct a second floor in the future.

Most Global Village groups worked in rural areas of Egypt with low-income families to help build or improve their home. Normally members of the group help to prepare sand, mix cement, lay blocks, paint, or put up roofs. Houses in Egypt are constructed using locally-available materials that meet specific requirements. The houses have cement or ceramic floors, limestone or plaster walls and wood ceilings that are very safe.

Getting there…
On September 25th, I left for an 8am flight from Costa Rica with stops in Atlanta, New York and finally Cairo. This took me a day and a half. On the 26th of September at 5pm I checked into the Baron Hotel, starting this adventure.

At 11am on September 27th, 11 Habitat volunteers met in a hotel in the capital city of Cairo to take a bus to the town of Mynia. The scenery is indescribable and the city is full of buildings that resemble the color of the surrounding desert.

Once we left the city, we took the bus down a long, flat road, while our program coordinator gave us an overview of Habitat’s work in the country and explained how we, as volunteers, helped the mission. Some of the questions from the volunteers who had previous Habitat experience were directed toward Habitat’s concept of “sweat equity,” which doesn’t necessarily work the same way in all countries. Here in Egypt, people from the community will be helping onsite although they aren’t registering their volunteer hours as is done in the United States.

Most of us are still affected by the time and schedule change, as we have each traveled at least 10 hours to get to Cairo. Several of us rested our eyes before the arduous days of construction that lie ahead. Habitat Egypt tells us that we will be supporting two distant communities, and we separated into three groups. I particularly like this because we have the opportunity to see various forms of construction that basically uses the same materials – limestone.

As we move towards Minya, we are being escorted by a security guard sent from Cairo, who rides on our bus with us. Additionally, we have a squad car with four officials following us closely as we enter Beni Suef.

When we get to the Cleopatra Hotel in Mynia, we check in, take our luggage to the rooms and go to the restaurant on the eighth floor to have dinner and our first team meeting. From the windows, the majestic Nile River frames our conversation far from families, friends and colleagues. We prepare for our first day of work the next morning.

I managed to send a few photos to my colleagues back in Costa Rica…hope you enjoy!

Shoveling sandSifting sand to prepare the cement.

FamilyOne of the two families who we will be working with this week.

Working hardCheck out that pile of sand!

FamilyThe second family we will be working with this week.

See you again soon!

Special thanks to volunteer Kelsey Halena for translation of this post.

English

¿La acción social y el voluntariado están ahora menos divorciados del sector privado? ¿Cuáles son las pautas que se están marcando en su lugar de trabajo? La siguiente es la opinión de una colaboradora de Hábitat acerca de cómo que el ámbito del involucramiento del sector privado en asuntos sociales se está cambiando.  

Corporate Social ResponsabilityRedacción por Mitssy Rovira
Coordinadora de Voluntariado Regional
Hábitat para la Humanidad ALC

En la economía global de hoy, el compromiso social corporativo se está volviendo la forma acostubrada de hacer negocios. Cuando la economía amenaza con afectar a clientes, consumidores y empleados  por igual, muchas compañías buscan activamente caminos para generar tanto valor social como económico; invertir dinámicamente en fortalecer las comunidades del mundo, y así, su economía.

El concepto de la responsabilidad social corporativa no es nada nuevo. Sin embargo, en los últimos años ha comenzado a alcanzar nuevos niveles. Hay, quizás, un nuevo tipo de desarrollo de responsabilidad corporativa; uno que empuja a muchos negocios hacia el corazón de las comunidades. Muchos líderes comerciales emergentes y establecidos están poniéndose a prueba para ser más conscientes de — y están dispuestos a participar en — la magnitud de cuestiones sociales que son afrontadas por nuestro mundo.

La responsabilidad social corporativa ayuda a fortalecer los negocios, tanto la  fidelidad de cliente como la del empleado. Hoy en día, muchos negocios tienden a integrar más estratégicamente las iniciativas sociales y corporativas. La conciencia social de estos líderes comerciales, y su deseo de hacer una contribución a la sociedad, ha comenzado a cambiar el ambiente de los negocios.  El viejo concepto de ver la responsabilidad social corporativa como una simple donación o como un acto de caridad que se realiza una vez, ha cambiado. Los líderes comerciales  están extendiendo la mano a grupos de bajos ingresos y a su vez, convirtiendo a beneficiarios en clientes potenciales, donantes o socios. Las compañías comienzan a ver la acción social como un modo de reforzar los sectores que con el tiempo los fortalecerán.

Los negocios interesados en la integración de iniciativas de acción social pueden no ser expertos en la acción social,  así que buscan organizaciones que sí lo son. Al formar sociedades estratégicas a largo plazo, con organizaciones sociales, como Hábitat para la Humanidad, ellos pueden crear un impacto concreto que se alinea con su estrategia de responsabilidad social corporativa. Es de esta manera que las organizaciones con la experiencia significativa en movilización de voluntariado, apoyo técnico y desarrollo comunitario, se destacan como socios ideales.

Dentro de este ambiente de crisis económica y cambio social, cada uno de nosotros—corporaciones, organizaciones sociales,  clientes,  líderes y  empleados—tenemos una oportunidad de catalizar un nuevo modelo comercial:  compañías que están conscientemente comprometidas a fortalecer el ambiente social y económico a su alrededor, al mismo tiempo que se aseguran de que estas iniciativas de acción social sean estratégicas y rentables.

¿Qué piensas tú?

  Share on Facebook

Español

Are social action and volunteerism becoming less divorced from the private sector? What trends do you see emerging in your place of work? The following is one Habitat employee’s take on how the scope of private sector involvement in social issues is changing.

Corporate Social ResponsabilityPost by Mitssy Rovira
Regional Volunteer Coordinator
Habitat for Humanity LAC

In today’s global economy, it seems that corporate social engagement is fast becoming business “as usual”.  As the economy threatens to affect clients, consumers and employees alike, many companies are actively seeking ways in which to generate both social and economic value; to dynamically invest in strengthening the world’s communities, and thus, its economy.

The concept of corporate social responsibility is nothing new. Nevertheless, in the last several years it has begun to reach new heights. There is, perhaps, a new brand of corporate responsibility evolving; one that is pushing many businesses further into the core of communities. Many emerging and established business leaders are proving themselves to be more conscious of—and willing to get involved in—the magnitude of social issues that are faced by our world.

Corporate social responsibility helps to strengthen business, as well as both employee and customer loyalty. Nowadays, many businesses tend to more strategically integrate social and corporate initiatives. The social awareness of these business leaders, and their wish to make a contribution to society, has begun to change the environment of business.

The old concept of viewing corporate social responsibility as a simple donation or one-time act of charity has changed. Business leaders are reaching out to low-income groups and, in turn, converting beneficiaries into potential clients, contributors or partners. Companies are beginning to view social action as a way to strengthen the sectors that will, in time, strengthen them.

Businesses interested in integrating social action initiatives may not be experts in social action—so they look to organizations that are. By forming long-term, strategic partnerships with social organizations, such as Habitat for Humanity, they are able to make a concrete impact that aligns with their corporate social responsibility strategy. It is in this way that organizations with significant experience in volunteer mobilization, technical support and community development, stand out as ideal partners.

Within this environment of economic crisis and social change, we each—corporations, social organizations, clients, leaders and employees—have an opportunity to catalyze a new business model: companies that are consciously committed to strengthening the social and economic environment around them, while at the same time ensuring that these social action initiatives are strategic and cost-effective.

What do you think?

  Share on Facebook

ActivismoPor Eric Solera

El 4 de Julio era un día especial, ya que se celebró el Día Mundial del Cooperativismo, una forma organizativa de economía social que tantos réditos ha dado en el mundo, en los más diversos ámbitos y dimensiones de las sociedades contemporáneas, por la configuración colectiva de sus emprendimientos económicos y productivos. El cooperativismo ha logrado conjugar por mediación de la solidaridad los beneficios sociales y los económicos, que lamentablemente suelen más bien divorciarse (y hasta contraponerse) en varios abordajes clásicos de uno u otro signo.     

Tales beneficios se han extendido al ámbito de la vivienda y el hábitat, donde el cooperativismo ha logrado extraordinarios resultados tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo, por su enfoque holístico de la cuestión habitacional y por la forma como viabiliza el protagonismo social y político de la gente.  En el contexto de América Latina y el Caribe, en el plano regional como en el nacional, Hábitat para la Humanidad tiene fructíferas y muy edificantes relaciones con instancias cooperativistas.

Trascribo una breve nota que por tales efectos divulgaron nuestros aliados del Centro Cooperativo Sueco, en su último boletín:    

“Los cooperativistas conmemoraremos un nuevo día mundial del cooperativismo. Son momentos muy importantes en nuestro continente, para el cooperativismo de Vivienda Autogestionario. En varios países se ha hecho importantes avances en cuanto a la presencia del cooperativismo como una alternativa válida para la resolución del problema de la vivienda. Este día debe de ser una oportunidad para plantear nuestras propuestas y soluciones, desde la perspectiva de los trabajadores y trabajadoras que componen nuestras cooperativas. Se realizarán distintas movilizaciones en varios países a los efectos de que los planteos del movimiento sean escuchados.”

¿Qué opinas?

 

  Share on Facebook

Foto cortesia de Hábitat para la Humanidad El Salvador40 familias de bajos recursos tendrán acceso a una vivienda adecuada, gracias a una alianza entre: el Servicio Holandés de Cooperación al Desarrollo (SNV), el Consejo Empresarial Salvadoreño para el Desarrollo Sostenible (CEDES), Cementos de El Salvador (CESSA) y Hábitat para la Humanidad.

Estas cuatro organizaciones y empresas establecieron una alianza para construir viviendas accesibles para familias de escasos recursos. El proyecto piloto tiene como objetivo construir 40 viviendas de interés social (10 viviendas en conjunto concentrado y 30 viviendas en forma dispersa), con sistema de paredes de concreto utilizando moldes metálicos, en los departamentos de San Vincente, La Paz y Usulután. También tiene como objetivo introducir una nueva alternativa en sistemas constructivos de vivienda popular.

En esta alianza, el Servicio Holandés de Cooperación al Desarrollo y el Consejo Empresarial Salvadoreño para el Desarrollo Sostenible han suscrito un convenio de cooperación para contribuir a la construcción de una sociedad más sostenible y equitativa, fomentando negocios inclusivos. La empresa, Cementos de El Salvador, cuenta con una tecnología constructiva y HPHES cuenta con experiencia nacional y es ampliamente reconocida en el tema de vivienda social.

El proyecto asciende a US$315.000. CESSA aportará US$10.000 en la capacitación de albañiles y la utilización de moldes de construcción. El SNV aportará US$80.000 para la construcción de viviendas, y Hábitat El Salvador aportará US$225.000 en la compra de tierra e infraestructura y la construcción de viviendas.

Se hará una medición del impacto social que este proyecto piloto traerá a El Salvador.

Por Elsy Guzmán, Hábitat El Salvador

  Share on Facebook

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 115 seguidores